Chocolate per tutti

El problema

Sepan ustedes que ya tenemos serpiente política de verano —y si Dios no lo remedia, de parte del otoño—: la reforma constitucional. Después de tantos años de coñazo identitario, Mariano ha encontrado la forma de «encajar a Cataluña con (el resto de) España». La tentazione, l’oro marrone, la soluzione, que hubieran dicho los de Huapacha Combo. Y nos quejábamos de que no se movía, fíjate tú.

¿Y cuál es esa solución? La reforma de la Constitución. Perdonen ustedes el pareado, pero así es como está planteada la cuestión. Mariano, que con los separatistas parece ser el protagonista de Ella siempre dice sí (aunque se haga la remolona, como gallega que es) va a proponer la cuadratura del círculo: si las pretensiones de Mas y sus mas-riachis son «ilegales» o «no caben en la Constitución»… ¡tachánnnnn!: cambiemos la Constitución. El refotèndum, consulta o como lo quieran llamar los separatistas choca frontalmente con el artículo 92 de la norma fundamental. Pues nada: ¡refórmese! ¿Qué las demandas separatistas no caben en la Constitución? No hay problema, señores: ¡refórmese el Título VIII de la Constitución! ¡Refórmese esto! ¡Refórmese lo otro! Todo porque no te vayas.

Naturalmente, que esto se esté planteando a mitad del verano da idea de la alevosía con que está ideado. Mariano y Mas hace mucho que están bailando la polka de la independencia. Es una polka lenta, que recuerda bastante a la polka de Ana, que ora los lleva a Barcelona, ora a Madrid, para hablar. Porque eso es lo fundamental: hablar. O más exactamente, mostrar voluntad de diálogo. Si no muestras voluntad de diálogo y, en cambio, sí firmeza en tus convicciones, eres un fascista y eso no está nada bien. Vamos, que no falta más que el talante, aunque por razones obvias ni se mencione.

Presupuestos, pues, la voluntad de diálogo y el talante, ¿de qué hay que hablar? Veamos:

—Si no me das lo que yo te pida, como lleva haciendo Madrit desde hace 40 años, me voy.

—Te daré lo que quierash, pero no te vayash.

—Muy bien. Parlem-ne.

—¿De cuánto dinero eshtamosh hablando?

—Qué bien me conoces, Mariano… Pues es que ya sabes que tenemos una deuda astronómica. La construcció nacional no va todo lo bien que debiera… y bueno, ya sabes que si quieres que yo siga, tendrás que darme unos cuantos calerons

—Ajá. No te preocupesh. Le diré a Crishtóbal que te gire unos cuantosh millonesh. Pero no te vayash, ¿eh?

—Es un placer hacer negocios contigo, Mariano.

—Y que lo digash, Artur.

Y tan amigos, oigan. Luego, la foto en la escalinata de Moncloa y los titulares en los diarios afectos a ambos lados del Ebro. Han triunfado el diálogo y el talante. En Valladolid, Toledo, Badajoz, Madrid o Zaragoza eso no va a sentar muy bien. El agravio comparativo está empezando a hervir la sangre de los barones territoriales y todo el conjunto empieza a parecerse a lo que rezaba el viejo juramento en las Cortes aragonesas: «Cada uno de Nos vale tanto como Vos, y todos juntos más que Vos (…)».

¿De verdad hay que reformarla?

Es tradición entre los batuecos la adicción a la tabula rasa. ¿Qué algo no funciona? Se tira y se hace nuevo, faltaría más. Lo mismo les da a los batuecos una lavadora que un sistema político. Particularmente, opino que antes de desechar algo «porque no funciona» hay que realizar dos operaciones: lo primero, desarrollar hasta el límite esa norma; lo segundo, cumplir lo establecido en esa norma. Como en muchos aspectos no se ha hecho ni lo uno ni lo otro, todo suena a pataleta y a teatro. Máxime viniendo de quienes, aun simulando estar de acuerdo y habiendo firmado, no tenían ninguna intención de cumplir.

Por tanto, quedan esas dos operaciones pendientes. Y ya puestos a desarrollar, si se me permite la sugerencia, faltaban por lo menos dos extremos a desarrollar: uno, las funciones constitucionales del Rey. O si quieren, el Título II entero, relativo a la Corona. Y luego, la reescritura del Título VIII y, en particular, del artículo 155, que es el único que justifica hoy la existencia del Senado. Y algún otro artículo suelto, como el 28.2, relativo al derecho de huelga (es batalla perdida, porque si ni siquiera el PP, contando con mayoría absoluta, se plantea desarrollarlo de una vez, nadie más lo va a hacer).

Déjenme que termine con un apunte sobre el «federalismo» de vía estrecha al que se ha apuntado al parecer el PSOE y que, según ellos, justificaría la «reforma constitucional». A la forma de organización territorial que «nos hemos dado» se le llamó Estado Autonómico para que la «rancia derecha» tragara con la Constitución y no se asustara en ese primer momento. Con el tiempo, este sistema ha devenido en federal de facto, en donde lo último que les falta a las CC.AA. es potestad recaudatoria originaria, que reside en el Estado únicamente (133.1 CE). ¿Únicamente? No. Las CC.AA. vasca y navarra (una gracias a los muertos de ETA y otra a su «personalidad histórica») consiguieron esa potestad a través del régimen de Concierto o Convenio, que es un sistema de cupo («yo recaudo y luego pacto contigo lo que te voy a dar»). Hasta aquí, en sentido positivo. En sentido negativo, imaginen cómo reaccionaría una CA si el Estado decidiese recuperar alguna de las competencias transferidas. Y no sólo la catalana. Lo han adivinado ustedes: cual fiera corrupia. No importaría que estuviera mal gestionada o que incluso se usara contra el Estado (caso de la educación, no importa de qué CA se trate). Recuperarla sería un casus belli.

Así que no, señores. El Estado ya está siendo bastante centrifugado, aclarado y secado, gracias. No necesitamos tensar más la cuerda, sino unirnos todos para salir del hoyo. A quienes les interese lo contrario ya se pueden apuntar a la lista de los enemigos de la Nación española.

Mientras tanto, para rebajar un poco el tono y tomárnoslo con humor —lo que se pueda, les sugiero esto. Del «café para todos» al «chocolate per tutti» que, como dice la canción… è cosa bella

Sainete en Ferraz

Bien, pues ya ha terminado el sainete de Ferraz, subtitulado «Il bello, il brutto, il cattivo» (o si quieren, «el guapo, el feo y el malo»). Ha habido en Ferraz un proceso, que han llamado de «primarias», al que se han presentado tres candidatos nada menos. Cuesta creer que con lo maltrecho que anda ese partido a nivel general haya tres personas que quieran dirigir el cotarro socialista. Sigue leyendo

de Aguador Publicado en PSOE

¿Quién teme a Carrillo II?

Capilla “infrautilizada”. Ya.

Qué oportuno ha sido, señores, el intento de cierre de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia de la Complutense. Toda una alegoría de lo que ocurre en una de las Universidades otrora más señeras de España. Se extrañarán ustedes de que utilice la palabra «oportuno». Pues sí: ha sido oportuno porque aquí se han retratado muchos, tanto por acción como por omisión. Sigue leyendo

Síndrome de Estocolmo

No se me ocurre otra forma de calificar esta afirmación de algunos periodistas y plumillas varios: «Necesitamos un PSOE fuerte». Que esto lo diga cualquiera de los tres candidatos a dirigir ese gallinero en el post-rubalcabismo se entiende. Lo que no se entiende es que lo digan personas sensatas (como a mí me parece que lo es) como el maestro Carrascal. Por mi vida que no lo entiendo.
Sigue leyendo

de Aguador Publicado en Prensa

Pablemos hasta en la sopa

Es un verdadero coñazo, con perdón. Cada vez que Pablemos levanta una pata, ahí está un periodista para contarlo y un noticiario para distribuir el sucedido. Cada vez que monta el cirio (como en el Europarlamento, olvidando quién es y dónde estaba), todas las cadenas corren para atrapar el momento, la estrella. Partiendo del hecho de que se ha hecho realidad el viejo chiste antisoviético («Donde hay noticia (izvestia) no hay verdad (pravda) y donde hay verdad, no hay noticia»), resulta que Pablemos se ha convertido en el circensis maximus del circo mediático, o la parte de éste que se consideraba seria.
Sigue leyendo

Tránsito 2: Que reine, pero que no joda

Ahí estamos. El tránsito del viejo al nuevo rey se ha oficializado con normalidad batueca. Ya tenemos nuevo Rey. Los batuecos podemos volver a nuestro diario que hacer, que la máquina institucional sigue funcionando con normalidad, dejando aparte las algaraditas de algunos. No obstante, hay puntos en su reinado apenas empezado que comienzan a chirriar y eso ya es más preocupante.
Sigue leyendo

de Aguador Publicado en Corona

Lecciones (y elecciones) después de la derrota…

Originalmente publicado en El Lanzallamas:

descarga

La reciente eliminación de la Selección Española de Fútbol de la fase final de la Copa del Mundo deja, además de la inevitable sensación de fracaso, algunas reflexiones muy interesantes. El comportamiento y actitud de muchos de sus protagonistas ante las derrotas, humillantes por modo y forma, sufridas en Brasil reflejan a la perfección maneras y comportamientos extrapolables a otros muchos ámbitos laborales.

Tiempo habrá para que lo expertos planteen el necesario cambio de sistema que exige una debacle como la acaecida. Porque, sin duda, el modelo actual, que había proporcionado extraordinarios réditos en el pasado, ha dado muestras de estar casi agotado, habiendo sido superado por otros sistemas que han evolucionado más. La diferencia existente entre la España que derrotó con su sistema a Holanda en 2010 frente a la que ha sucumbido estrepitosamente ante el mismo rival en 2014 no demuestra más que el avance y superación del…

Ver original 740 palabras más

Tránsito 1: El juancarlismo ha muerto

Ya saben ustedes que un servidor es monárquico malgré lui, es decir, porque las opciones reales a la solución monárquica son bastante peores –o por lo menos de probada ineficacia–. En estas circunstancias el fervor monárquico que manifestó el pueblo madrileño ayer y cuantos guiris acertaron a estar ayer en la Villa y Corte debe ser atemperado. Por cierto y nuevamente, lo siento por los de la chapa. Sigue leyendo

de Aguador Publicado en Corona

I want to live in Spain!

Vía Blas Piñar Pinedo me entero de que en Puerto Rico está creciendo un movimiento curioso de «reunificación con España». Se conoce que en aquellas tierras sus habitantes se sienten discriminados tanto por la Administración USA (por lo visto, Obama es primero yankee y después negro) como por los WASP de toda la vida.
Sigue leyendo

A rey muerto, rey puesto

Vaya por delante que éstas son reflexiones de urgencia ante un hecho que hace pocas acaba de producirse: la abdicación del Rey, en un momento en que nadie se la esperaba. Más allá de la opinión del professor Perich de que ésta «es una frase decididamente monárquica», a lo que estamos asistiendo es al relevo generacional en la Jefatura del Estado. Tal y como opinaba Carlos Cuesta, ahí debería quedar la cosa en una democracia madura y bien asentada. Y un servidor de ustedes cree también que para muchos españoles de bien es así.
Sigue leyendo

de Aguador Publicado en Corona