Albiol

Posted on Updated on

Los habituales de mi blog sabrán que no me estoy refiriendo al futbolista Raúl Albiol, valenciano de pro. Me estoy refiriendo al hombre del momento, el exalcalde de Badalona Xavier García Albiol, que ha sido nombrado candidato del PP a las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre próximo. Varias son las cosas que me han llamado la atención.

La primera de todas, la violentísima reacción de la prensa progre, sobre todo de El País. Han sacado toda la artillería pesada contra él, tratando de que su nombre quede «indisolublemente unido» a la palabra xenófobo. Lo cual, naturalmente, viniendo del Pravda bis, es completamente falso. La labor de García Albiol, hasta donde se sabe, consistió en mantener a raya a los delincuentes, fueran gitanos rumanos o de etnia catalana, ahora que los indepens están dando el coñazo con que se parecen más a los franceses que a los españoles…


Bueno, éstos sí que tenen una retirada, ¿no?

Pero eso bastó para que le tildaran de «xenófobo». Detalle importante: los vecinos estaban contentos con él y subrayaban el divorcio de la izquierda badalonesa con la realidad. Por fin, ahora en 2015 han visto el cielo abierto: han hecho falta cinco partidos para echarle, pero lo han conseguido, gracias al efecto perverso de no castigar al alcalde, sino al presidente de su partido, que comentábamos aquí. Nota: tiene mucha gracia que llamen xenófobo a García Albiol aquellos cuyo partido pactó la sociovergència con un partido nacionalista y xenófobo por definición, por cuanto ha excluido todo lo espanyol de su universo (casi consiguen cambiar de nombre al club periquito, pero finalmente éste resistió).

Otro de los argumentos de los resentidos es la recolocación. García Albiol pierde su alcaldía; pero como es un valor en el partido, de algo le han de recolocar. ¿De diputado autonómico? Poca cosa con su experiencia y el hecho de que, como él mismo dice, «no ha perdido jamás unas elecciones». Hay varias circunstancias que se han dado para este recanvi. La primera, que como líder Sánchez-Camacho ha sido una nulidad total y ha hecho que su partido caminara un trecho muy largo en la senda hacia la irrelevancia.

A veces me pregunto qué noticias llegaban a Madrid de Barcelona y quién las filtraba. Siendo malvado, diría que históricamente el PP ha sido el cortijo de los Fernández, el grande y el pequeño. Y que filtraban tan eficazmente que en Madrit no tenían ni idea de por dónde respiraba el partido en Barcelona. De hecho y aunque no se habló mucho del asunto, es posible que Carina Mejías optara por saltar del partido por eso. A Daniel Sirera, en cambio, le dieron un carguito en el CAC —censor oficial de lo catalanisme— y, como suele decirse, muts i a la gàbia.

En cuanto al currículo político de Sánchez-Camacho, si exceptuamos lo de dejarse hacer un hijo por el ministro Pimentel, su mayor gesta política fue clavarle un puñal por la espalda a María San Gil cuando el malhadado congreso búlgaro de Valencia. De apoyar los presupuestos de (entonces) CiU en 2010 ni hablamos, de cuando Mas daba el coñazo con su pacte fiscal. Lo de prepararle un interrogatorio con método a Vicky Álvarez Martín en La Camarga hubiera sido motivo suficiente en partidos de otros países para fulminarla de inmediato. Pero uno no sabe si es que volvió a funcionar el filtro o es que Mariano es de otra pasta.

Total, que debió fulminar a Sánchez-Camacho hace un año por lo menos, cuando se supo de sus métodos. Claro que tampoco la historia del PP ayuda en eso: Aznar tardó nueve meses en fulminar a Josep Piqué —el que a mí me echó de ese partido— tras perder las autonómicas de 2003, en las que rezaban unos carteles muy significativos acerca de sus intenciones: «Vamos a Más» (no se molesten: esa cartelería no se encuentra ni en internet). De cuando el PP creía que atrayéndose a Unió, considerada más moderada que Convergència, podrían frenar a Pujol. Y eso que ya había aparecido en el horizonte el cas Treball (antes Pallerols). Ilusos.

Yo deseo mucha suerte a García Albiol. La va a necesitar. No necesita que lo presenten, desde luego; pero la designación llega tarde y, digan lo que digan, en poco más de dos meses no se hace un perfil de President. Mucho más con las dificultades que le pondrán para acceder a los medios allí, que es donde tiene que convencer, no en Génova, 13. Pero tendrá bastante de ganado si su discurso es claro y dice todo aquello que hasta ahora el PP nunca se ha atrevido a decir para que no le vuelvan a pintarrajear, apedrear o quemar las sedes. Y no sólo por recuperar votos que se fueron a C’s. Que si el PP hubiera mantenido el hacha en posición nunca jamás C’s hubiera tenido oportunidad de surgir. Vamos a ver si ahora ésta es la buena.

Tramoya

Posted on Updated on

Siempre me ha disgustado ese vocablo exportado al tertulianés en cuanto a la polisemia. Me refiero al escenario: «Se crea un escenario…». «El escenario más deseable sería…», dicen esos sesudos tertulianos obligados a elucubrar por un moderador con carné o que ha de hacer méritos para que no le fulminen por tibio. Y no me gusta por una razón esencial: porque hace parecer a todos los intervinientes unos actores. Pero no actores en el sentido latino de que «hacen» (actor qui agit est), sino actores en el sentido griego de la palabra: ποκριτς, es decir, hipócritas en tanto que «representan un papel».

Y en esas estamos, con la legislatura echando las últimas boqueadas. Después de tres años y medio de andar mareando la perdiz y pedir la hora, ahora al Gobierno le ha entrado mucha prisa. Sabe que no repetirá ni de coña la mayoría absoluta que los ciudadanos le dimos en 2011, porque nos hemos dado cuenta que para los ocupantes de la mal llamada planta noble de Génova, 13 no existe nada más allá. Y porque desde que ocupó el poder no ha parado de dar bofetadas a su otrora electorado más fiel, que era el conservador católico (representado tradicionalmente por el hoy amortizado Mayor Oreja). Y teme que no le valgan el milagroso pacto con C’s (después del resbalón andaluz y de algún otro, muchos se lo piensan) ni apelar al «si no me votas vendrán los rojos», es decir, el voto del miedo.

Así, pues, sufre nuestro Gobierno cagalera legislativa desde el 31 de marzo. Indescriptible, oigan. ¡Pero si han sacado una “Ley de la Jurisdicción Voluntaria” (pendiente desde el 2000 por la reforma del enjuiciamiento civil) y no han tardado ni una semana en volverla a reformar! O, por ejemplo, la reforma de la Ley que regula el tercero de los poderes del Estado, la LOPJ, que tiene nada menos que 68 páginas… de reformas y que ha de entrar en vigor el 1 de octubre próximo.

Pero la expresión máxima de la tramoya que reza en el título de hoy es la llamada «Ley de Seguridad Nacional». Es una norma que el Ejecutivo se ha sacado de la manga para «hacer como que hace algo» frente a los que llevamos diciendo desde hace tres años y medio que el desafío del desnortado Artur Mas y sus compañeros de viaje es sencillamente intolerable. No menos intolerable es que Montoro le siga regalando nuestro dinero (que haga lo que quiera con el suyo, que bastante tiene con lo del equipo económico habitual). Pero ahí llueve sobre mojado, así que ni nos vamos a molestar. Está en trámite en las Cortes, pero cabe la posibilidad de que esté aprobada antes del 27-S, fecha de las elecciones catalanas.

Para que quede clara mi posición, preferiría que una ley así, que puede al parecer suspender sin muchos aspavientos la autonomía de una comunidad —especialmente de la catalana, cuyos cargos se han distinguido por incumplir sistemáticamente lo que no les ha convenido—, no tuviera que aplicarse nunca. No obstante ello, en caso de que se den los presupuestos para que se aplique, me sorprendería gratamente que al Ejecutivo «no le temblara la mano» y la aplicase con toda su fuerza. Después de años de pedir la aplicación del 155 CE sin resultado alguno, estaría bien que se pusiera firmes a aquellos que pretenden aprovecharse de su posición para que les financiemos sus caprichos.

Pero precisamente por ello, temo que no se aplique. Verán. El consexo socialdemócrata está montado sobre la base de tres pivotes fijos: PP, PSOE e independentistas (vascos y catalanes). Y luego otros que van y vienen. Los independentistas (ya no «nacionalistas») se han echado al monte en Cataluña. Su estrategia es que los demás lleguemos a la conclusión de que la independencia es más barata que seguir financiando sus chorradas. En cuanto a los vascos, Euskadi no se mueve pero en Navarra hay un terremoto gracias a los socialistas, que han pactado con los podemitas y éstos, a su vez, han entregado el gobierno a Bildu, una de las marcas blancas de ETA. Y pende sobre esa autonomía la espada de Damocles de la Disposición Transitoria 4ª de la Constitución, que habla de un eventual referéndum y posible incorporación (Anschluss) de Navarra al País Vasco.

Puestas así las cosas, tenemos lo siguiente: los enemigos interiores de España quieren devolvernos al año 1000. Los independentistas, porque unos están con su Zazpiak bat (los famosos siete herrialdes o territorios que los independentistas vascos creen suyos por lo menos desde Krutwig en uno) y otros con sus Païssos Catalans de mentira, que van «de Fraga a Maó i de Salses a Guardamar». En el primer caso no lo sé; pero en el segundo la bronca está asegurada, pues ni en Valencia ni en Baleares están todos de acuerdo con esa idea. Ni mucho menos.

El otro enemigo interior de España es el PSOE. Puede que haya socialistas honrados individualmente, por supuesto. Pero como partido la línea que marcan sus dirigentes es muy otra. No hay más que ver a Pdr Snchz y su errática política como líder de ese partido. Por un lado, deja que el PSC se eche al monte (¿no tiene autoridad siquiera moral para ponerles firmes?) con los independentistas y por otro la herencia recibida, también de ZP, que puede resumirse en esto…


… que por otro lado es lo que pide a gritos el gilipollas de Sánchez Gordillo, el señorito de Marxinaleda (que no haya nadie que le dé una bofetá con toa la mano abierta, cuando menos para que se calle y deje de decir tontás…). Ha dado en decir poco menos que Andalucía tiene tanta personalidad histórica como Navarra y tal. Pero las tonterías que dice se las dejo espigar a ustedes. Es cansado: son muchas y hace mucho calor.

Si seguimos convirtiendo a nuestro Ejército en una ONG y vendiendo armas a todos los países del Magreb, esto es probablemente lo que ocurra. Marruecos llegará hasta las Canarias y al Tajo. Pero como el odio a España por parte de esos independentistas al parecer es absoluto, apocalíptico y global, a nadie le importa. Y ante una mal llamada sociedad civil amorfa, que sólo quiere fúrbo y gambas, que salvo excepciones se avergüenza de su historia y cuyos miembros sólo se preocupan de llamar «fascistas» a los demás para no ser señalados por esos otros, no hace falta mucha gente para tomar el poder al asalto. Y, al igual que en el año 711, para los musulmanes sería un paseo. Quien crea que la OTAN nos va a defender con muchos bríos, que se vaya desengañando. Para entonces podremos pedir cuentas al maestro armero. Y, preocupe en Bruselas o no, nuestros problemas serán el principio de los suyos también.

Por tanto, sería bueno que el Gobierno del PP, que tanta energía emplea en crujir a sus propios, empezara a mirar más allá de Génova, 13. Hemos entrado en unos tiempos en que nos jugamos nuestra propia existencia como nación. Necesitamos estadistas, no politicuchos de tres al cuarto que sólo están pendientes de las próximas elecciones. De hecho, si fueran estadistas no tendrían que preocuparse de ellas.

Ojalá que esa Ley de Seguridad Nacional valga para algo y no sólo para tapar las bocas de quienes pedimos una intervención más firme ante el desbarajuste nacional. Si no la van a aplicar aun dándose los requisitos que hagan al caso, mejor dejen de tramitarla y no nos tomen el pelo. Gracias.

Saza ha muerto

Posted on

Aguador:

Buen comentario de Santiago González. Hoy “Jaume Canivell” podría ser cualquier político independentista de medio pelo, y en vez de “porteros electrónicos” podría vender “desconexiones de España” por un precio módico (cero euros, ya que “Espanya ens roba”)…

Originalmente publicado en El blog de Santiago González:

José Sazatornil ha muerto esta madrugada. Estaba a punto de cumplir 90 años y padecía el mal de Alzheimer. Era uno de los grandes de la comedia española. A la hora de seleccionar una película representativa del cine que hizo, 110 películas, quizá ningún papel sintetice tanto sus cualidades cómicas como el del empresario catalán  Jaume Canivell en ‘La escopeta nacional’.

En la hora actual y enloquecida de Cataluña, Saza habría encarnado con solvencia a cualquiera de los líderes del secesionismo. La protagonista femenina ideal habría sido Mary Santpere. En realidad sería una versión muy contenida. Imaginen a los protagonistas reales del esperpento: Jordi Pujol y Marta Ferrusola, o los cinco candidatos que encabezan la lista para el 27-S: Raül Romeva, Carme Forcadell, Muriel Casals, Artur Mas y Oriol Junqueras. Sazatornil, nuestro querido Saza, incluso ayer, ya con la razón y la memoria perdidas, sería un monumento a la cordura…

Ver original 16 palabras más

Concurso nacional 3

Posted on Updated on

Eso ya suena más a la historia del Lazarillo y el ciego. O al hecho, no menos españolísimo, de que la corrupción pequeña tape bocas y justifique la grande. ¿Responsabilidad? De todos, a mi entender. De los griegos, por acostumbrarse (enormes tragaderas, oigan). De la casta política encabezada por los Papandreou (pero no sólo por ellos) que instituyó el sistema y vio en la UE la posibilidad de que todos los europeos les financiáramos la tramoya. De la UE por dejarse engañar tantas veces. Muy sospechoso, oigan, que la UE se dejara tomar el pelo tantas veces, cuando con otros países ha actuado como un perro de presa. Desconozco la telaraña de intereses que hace que se tomen unas decisiones y no otras en Bruselas; pero me suena a sorprendente. No menos curioso es que hayan sido las repúblicas bálticas las que hayan hecho el trabajo sucio de Alemania. Y lo es porque Alemania es el mayor acreedor de los griegos y sin embargo ha rebajado el tono.

Como les decía, se empiezan a ver cosas muy raras en este asunto. Máxime cuando resulta que las culpas son repartidas. No hay mucha gente que se acuerde que Alemania y Francia vendieran armas a Grecia en tiempo de Samaras. Desconozco para qué querría armas Grecia, porque las relaciones con su enemigo secular más cercano, Turquía, están en situación estable y respecto de los Balcanes, que ha sido la guerra más cercana en el tiempo y el espacio, poco tienen que hacer hoy.

Finalmente, ¿dónde nos deja todo esto? Para mí es algo evidente. Pone de manifiesto la debilidad de las estructuras europeas. No sólo porque ha habido intentos de dar la espalda a la tradición cristiana, elemento fundamental en la formación de ese espíritu europeo, sino porque se ha pretendido convertir a la Unión Europea en un corral con muchas gallinas y dos gallos a lo sumo. Nadie quiere dejar de ser francés, lituano, alemán o inglés para convertirse en europeo. A diferencia de nuestros enemigos, que los tenemos y poderosos, y para quienes todos los europeos somos una sola cosa: infieles. Lo demás ya lo saben ustedes… y si no, se lo explico en un próximo post.

Concurso nacional 2

Posted on

Investigando un poco más, cada vez me queda la impresión de que todo es una riña familiar entre clases altas europeas cuyo pagano es, naturalmente, el hoy desventurado pueblo griego. Porque, bien analizado, die Oberschicht von Syriza está llena de niños bien, muy estudiados todos en el extranjero. Proletarios, as usual, más bien pocos. Igualito que en España: en Podemos hubo uno y lo echaron por zafio y por no mantener las formas al quedarse con la parte que es de todos de lo que le venía de Venezuela. La suerte que tienen es que Montoro los protege porque a Mariano le interesa. Si no, ya le hubieran crujido como a todos los españolitos de a pie.

¿He dicho «desventurado pueblo griego»? Esperen un momento y vean esta lista de cosas que ocurrían en Grecia antes de Samaras y Tsipras

  • Falsearon su contabilidad para entrar en el euro y luego siguieron falseando su realidad, hasta que la cosa estalló.
  • Había jubilaciones masivas a los 50 años. 
  • Había 15 conductores por cada coche oficial, de promedio.
  • Había 45 jardineros para un jardín con 4 arbustos en el hospital Evangelismos.
  • Tiene la población ficticia más alta del mundo de personas de 110 años porque no se dan de baja los muertos y se cobra su pensión.
  • La Unión Europea ha detectado que hay familias que cobran 4 y 5 pensiones que no les corresponden.
  • Hay pensiones que se siguen cobrando de muertos que murieron en 1953, o sea hace 48 años.
  • 40.000 señoritas reciben una pensión vi-ta-li-cia de 1.000 euros mensuales por el mero hecho de ser hijas solteras de funcionarios fallecidos y que le cuesta a las arcas del Estado 550 millones de euros al año. Ahora sólo la cobrarán hasta que cumplan 18 años.
  • Los marcapasos los hospitales griegos se adquirían a un precio 400 veces superior al que pagan los hospitales británicos.
  • En Grecia son numerosos los trabajadores que se han beneficiado de jubilaciones anticipadas fijadas en 50 años en el caso de las mujeres y 55 años en el caso de los hombres por pertenecer a alguna de las 600 categorías laborales consideradas especialmente extenuantes, y entre las que se incluyen los peluqueros (por aquello de que los tintes que utilizan pueden resultar nocivos), músicos de instrumentos de viento (soplar una flauta es agotador) o presentadores de televisión (se supone que los micrófonos provocan daños en la salud). 
  • Hay miles de lugares, ministerios e institutos inservibles, de los que cobran un montón de griegos.  Como ejemplo el Instituto para la Protección del Lago Kopaís, un lago que se secó en 1930 (1763 griegos son empleados para la protección del lago)… (Conocías un lugar donde hay una aerolínea que no vuela y tienen un montón de empleados y presupuesto. ¿Dónde era?)
  • El fraude fiscal es masivo: más del 25% de los griegos no paga un centavo en impuesto a la renta de personas físicas. 
  • Por otro lado el peso del sector público en la economía es aplastante. Tienen cerca de un millón de funcionarios para 4 millones de griegos de población activa. Ellos hacen como que trabajan y el Estado hace como que les paga.
  • El salario medio de los empleados públicos griegos supera los 66.000 euros al año. Y esto incluye a limpiadores y otros trabajadores de baja cualificación. El metro de Atenas (casi gratis)  recauda unos 90 millones de euros en billetes cada doce meses, mientras que el coste  total de esta empresa pública es superior a los 500 millones.
  • Los franceses reciben de media como pensión un 51% de su último salario, los alemanes un 40%, los norteamericanos un  41% y los japoneses un 34%. Mientras, los jubilados griegos se embolsaban un 96% del total de lo que cobraban trabajando.
  • En la última década se han creado más de 300 nuevas empresas públicas.
  • Grecia tiene cuatro veces más profesores que Finlandia, el país que mejor nota sacó en el último Informe PISA. Pero esa superpoblación de docentes sólo le ha servido para estar entre los  países europeos con peor nivel en casi todas las pruebas educativas; y sus profesores, que también obtienen resultados lamentables, son después de Luxemburgo los mejor pagados del mundo, los más absentistas y los que menos alumnos atienden.

Concurso nacional

Posted on Updated on

Tal vez no sea ésta la última vez que me lean algo sobre Grecia. El control de agenda manda sobre todas las cosas y nos dice de qué podemos hablar. Así que ahora, en la «agenda» no parece haber más que dos temas: «GreciaGreciaGrecia», luego los propios del verano (los «incendios», las «olas de calor» y de cómo los indígenas las solucionan), las famosas «serpientes del verano» y al final, algún personaje nacional o foráneo que es noticia del momento por lo que ha hecho o dicho (hace dos años, el camará Sánchez Gordillo; este año, Casillas). Todo relleno, oigan.

Pero ya que estamos hablando de Grecia y de los trileros que la desgobiernan, permítanme recordar que éstos no tienen nada que ver ni con Pericles, ni con Temístocles ni con ninguno de los grandes personajes de la historia griega. También es bueno recordar que la democracia de la que ellos y algún tonto más se reclaman como «inventores» era un régimen que funcionaba a pilas… de esclavos, naturalmente. Y en la que —al menos durante la etapa helenística— se consideraba que el matrimonio era para los esclavos y para perpetuar la especie… de los esclavos, mientras que en las clases altas lo suyo era el amor socrático o platónico, mucho más espiritual, decían. Curiosamente, la misma dicotomía que se da en Die Zauberflöte, aunque a algún melómano le ofenda. Claro que para que la analogía fuera completa, el amor espiritual debía darse entre Tamino y Pamino o Tamina y Pamina o así. Seguro que no faltará algún director de escena tronado que perpetre algo parecido.

Volviendo al tema, a mí se me ocurre una solución. O por lo menos, algo que sería una solución si hubiera narices para aplicarla. Solución que tiene dos inspiraciones. La primera interna y la segunda internacional. La primera es el concurso de acreedores, que conforme el art. 2.2 de la Ley 22/2003, Concursal, «se encuentra en estado de insolvencia el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles». Es decir: ante la imposibilidad del deudor de pagar lo que debe, todos sus acreedores se organizan para poder recuperar parte del dinero que se les debe. Podría aplicarse también como garantía el art. 630 LEC, que habla de la puesta en administración de la empresa embargada en tanto en cuanto es capaz de seguir produciendo. Es lo que hacen nuestros Juzgados todos los días y nadie se rasga las vestiduras. La segunda tiene raigambre internacional y se refiere a la administración por parte de la ONU de determinados territorios, vista la incapacidad de sus dirigentes de llevarla a buen término. Aunque es cierto que no se ha aplicado mucho.

Sé que alguno leerá esto y saltará como si le hubieran pinchado. Sí, alguno de los de «Todos somos Grecia» y «Onomaseté Syriza» y otras sandeces hoy de mal recordar. Otros, más sensatos, podrían objetar: «La solución podría ser buena; ¿pero qué pasaría si esa hipotética administración internacional o europea fuera tan corrupta como aquella a la que se ha sustituido?». Es ciertamente un problema y podría ocurrir; pero la situación actual es insostenible. No sólo nos deben ya 26.000 millones de euros, sino que vamos a tener que aportar 10.000 más. Y encima hemos de soportar al tahúr del Peloponeso tildándonos de «ladrones» lo más bonito y asegurándonos con toda la desfachatez además «que no nos va a pagar».

Fuegos fatuos

Posted on Updated on

No puedo estar más de acuerdo con esta carta de D. Carlos Carretero, un señor de Madrid. Me da en la nariz que la carta que D. Carlos envió al ABC era más larga pero que, as usual, «la dirección se reserva el ¿derecho? de “resumir y extractar” todas las cartas que excedan de “20 líneas”». O parecido. Sea como sea, les dejo aquí el contenido publicado de la carta:

Resulta que durante siglos el ser humano ha limpiado de broza los montes y bosques, separando los árboles lo suficiente como para que no se estorbasen en su crecimiento unos a otros. Esto traía una serie de ventajas, como son: obtener energía gratuita y desde el propio lugar y, sobre todo y principalmente, evitar que cuando haya un incendio las llamas puedan arrasar con todo el bosque, saltando de árbol a árbol.

Pues bien, ahora los señores ecologistas (me refiero a los que viven en las ciudades) y los políticos que les hacen caso, dicen que esto ya no vale, incluso ante mis propuestas de presionar para que se limpien los bosques con el mencionado criterio, me han llamado «arboricida». Según estos mal llamados ecologistas, los montes y bosques no se han de tocar. Ya que siguiendo con su visión de la conservación los bosques se limpian ellos solos. CARLOS CARRETERO MADRID

Después de leer esto, uno ya no sabe si se trata de desidia administrativa o de acción consciente en contra de lo que podríamos llamar nuestro patrimonio ambiental. Si tomáramos el primer párrafo de la carta, la primera pregunta que surge es ésta: «¿Y quién se encarga hoy de esa tarea?». La respuesta debería ser sencilla, pero no lo es. Es una respuesta de ida y vuelta. «Que lo organice el Ayuntamiento», dicen el propietario del monte o los vecinos, si es un monte comunal. El Ayuntamiento, que no quiere esa patata caliente, dice a su vez: «Que lo organice la Comunidad», a veces añadiendo «no tenemos suficiente dinero». La Comunidad Autónoma, por su parte, tampoco está interesada en un verdadero plan de prevención, así que dice: «Que lo organice Madrid, que son los que tienen el dinero».

Por fin, al más alto nivel, pueden ocurrir tres cosas: que la ministra García Tejerina esté concienciada del problema y urja a sus subordinados de la correspondiente Dirección General para que hilvanen un “plan nacional”; que lo esté pero llegada al Consejo de Ministros, el gran hermano Montoro le diga que «no hay dinero para eso» y «que piense en algo menos estúpido y que dé votos»; o que ella misma, haciéndose el mismo razonamiento y pensando «para lo que me queda en el convento…», lo ignore por completo.

Total: que, como dice el dicho, los unos por los otros y la casa sin barrer. ¿Plan Nacional? Claro que lo tenemos: de extinción de incendios. Dado el férreo control de agenda, no se habla de otras cosas que debería hablarse. Y no se habla de la prevención. Se habla de los efectivos de extinción, de la «falta de medios» y etc. ¿Pero no sería más barato organizar brigadas de limpieza de matorral bajo, formadas por gente del lugar (que es la que conoce el terreno sin lugar a dudas)? O incluso, ¿podría usarse para esa tarea a la población penitenciaria y ofrecerles un sistema adecuado de redención de penas por trabajo? Posibilidades hay. Es más: eso es algo que en otros tiempos no hacía falta que lo mandara la Administración. Los propios pueblos tomaban la iniciativa, porque a fin de cuentas, era por su propio interés. Y además, no lo hacían en junio: lo hacían en noviembre, que es cuando debe hacerse. Hoy en día se entienden las cosas de otra manera. Claro: en noviembre hace un frío de mil pares de narices. Y todos, desde el lugareño hasta el presidente de la Comunidad piensan: «¿Desbrozar en noviembre? Va a ir su señora madre». Y lo de formar brigadas con desempleados del lugar y/o población penitenciaria… ¡vamos! ¡Qué fascista —cómo no— y cosificador es usted, oiga!

Pero claro: intente usted tomar una decisión con un poco de sentido común y verá usted cómo los ecolojetas (los fatuos, por supuesto) le ahorcan en efigie por el cargo terrible de «arboricida», como a D. Carlos. Me gustaría saber si entre esos ecolojetas hay algún ingeniero de Forestales. Pero sobre todo, me gustaría saber qué interés —desidia aparte— tendrán unos y otros en que no se lleven a cabo esas tareas. Y que encima lo justifiquen con esa sandez de que «los bosques se limpian solos». A todo esto… ¿es casualidad que en Vascongadas, tierra siempre verde, hace décadas que no se produzca un incendio?