Dos cabezas (y III)


Juanillo, que oye el clic, empieza a sudar de miedo. Y no la va a fastidiar. Pasará por el aro y pondrá las peras a cuarto a Susana. ¿Misterio? No. Resulta que alguien ha dado en el clavo, tertuliano, periodista o político, haciendo la pregunta del millón: «¿Vais a ser vosotros quienes apoyéis al partido de los mil imputados?». El de los EREs, junto con el de los cursos de formación, es el caso más escandaloso de todo este período democrático, con permiso de la cleptocracia pujolista. Y por ello, tanto Pablemos como Rivera miden muy mucho las consecuencias de un tal apoyo: «A ver si por ganar un sillón en la Junta vamos a machacar las posibilidades de nuestros candidatos a nivel municipal y aún en las generales».

También hay otro problema. Y es que el precio que ofrece Susana pagar por el apoyo es insignificante: dos cabezas. Las de Chaves y Griñán. Es decir, las de dos políticos completamente amortizados y cuya defenestración no supondría gran cosa a efectos internos, ni afectaría —Virgen de la Macarena mediante— a las estructuras clientelares y de voto cautivo tejidas pacientemente durante treinta años.

Por si faltara algo, Griñán se ha hecho el harakiri y ha confesado que lo de los EREs fue «una barbaridad», ante las declaraciones de un exinterventor de la Junta; pero Chaves, creyendo aún que «el que resiste, gana», no solamente no reconoce nada sino que además, se ha enrocado en su aforamiento y no se quiere ir hasta noviembre. Tal vez confía en que no le alcance la desgracia de que la juez Alaya le eche el guante una vez deje de ser aforado.

Así, pues, los partidos nuevos hablan de regeneración y no se van a conformar con dos cabezas. Ciudadanos exige «limpieza total» y no le basta que Susana, para maquillar al muerto, haya creado una Oficinita Antifraude. Que si funciona como su homóloga catalana, ja anem ben servits. Querrán que se expulse a los corrutos e inetos. Lo cual a Susana le provoca más bailes hormonales que su estado de buena esperanza. La cuestión tiene como tintes míticos, pues cualquiera de los dos casos se parece al trabajo hercúleo de la hidra de Lerna y no sabemos si habrá algún Heracles, aparte de la juez Alaya, que se atreva con la bicha.

La resultante final es Susana se queda, por ahora, de presidenta en funciones por lo menos hasta el 25 de mayo. Fecha a la que queda prorrogada también la medida de la integridad moral de los partidos nuevos, algo de lo que éstos todavía tienen a gala porque no se les había puesto a prueba. Y aún puede que del PP, que se ha quedado para el palco de los orvidaos. O puede que, si todo va todo lo mal que puede ir, los andaluces vuelvan a las urnas otra vez antes del verano, situación que no sería nada deseable para los nuevos, especialmente para Pablemos. Estaremos al tanto.

Un comentario en “Dos cabezas (y III)

  1. Pingback: El niño bonito 3 « El cántaro del Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s