El niño bonito 1


En Joan Petit quan balla

No le cabe mejor apodo a Albert Rivera. O el otro tópico de «el yerno que todo el mundo quisiera tener». Habría que ver de quién lo es, pero hasta hace nada se puede decir que era la gran esperanza naranja del país. Y ya va a ser que no. Mientras estaba en Cataluña y nadie —público— le hacía caso porque aquello es tan Règim como lo de Andalucía, todavía caminaba con los pies en el suelo. Pero ahora que se está expandiendo a nivel nacional el hombre ha empezado a caminar a un metro por encima del suelo (nada que ver con Mariano aún, que camina a dos metros). Pero todo llegará y vayamos por partes.

Mientras se mantuvo en Cataluña, C’s era un partido votable porque su discurso era el único rompeolas contra el nacionalismo rampante, tanto antes de Rivera como después. Lo demás que llevara en las alforjas daba igual: no tenía complejo en denunciar las imposiciones nacionalistas en materia, cosa que hasta entonces ninguno de los demás partidos presuntamente constitucionalistas hizo con vigor. Por eso llegó un momento en que, atravesado el desierto tras el fiasco de Fórum Libertas (2008), el partido se refundó y su imagen para todo era Albert Rivera desnudo.

En el proceso también se prescindió de dos diputados que habían sido vox clamans contra el nacionalismo cavernícola catalán: José Domingo y Antonio Robles, que ha escrito un libro sobre la historia de C’s de todo punto recomendable para conocer la intrahistoria de ese partido. Luego también parece que Jordi Cañas molestaba y le inventaron un cuñao corruto e ineto, por lo que dadas las normas de «limpieza» del partido, Cañas tuvo que dar un paso atrás. Una pena, porque en medio de las aburridísimas sesiones de pim-pam-pum del Parlament con la matraca única del procés, Cañas era una bocanada de aire fresco.

Las elecciones catalanas de 2010 supusieron un punto de inflexión. La parte socialista del censo electoral comprobó cómo se consumaba la traición del PSC a sus votantes y la entrega con armas y bagajes al nacionalismo cavernícola. Les habían traicionado siempre, desde luego: pero los casos de corrupción entre la sociovergència les dieron la puntilla. En cuanto a la parte popular del censo electoral, vieron claro que Sánchez Camacho no iba a llegar a nada, menos aún cuando daba el espaldarazo a los presupuestos de Mas y se limitaba a mover el rabo en el Parlament para que supieran que estaba viva o así. Se vio claramente cuando la comparecencia de Il Padrino: abroncó a todos (Sánchez Camacho incluida) y el único que pudo decir y dijo algo (no mucho, es verdad), fue Rivera. Sánchez Camacho, callada como una muerta.

Traicionados los unos y desamparados los otros, C’s empezó a recoger votos de esa parte del electorado que, por un lado, no comulgaba con las ruedas de molino nacionalistas y por otro, esperaban algo más de un partido que se decía «nacional». El PP perdió, incluso, dos diputados que habían intentado sobresalir de la mediocridad a que los condenaba Sánchez Camacho: Daniel Sirera, que ha acabado en el CAC y muts i a la gàbia… y Carina Mejías, que se fue a C’s y entró por la puerta grande, sin duda.

Y en 2012 llegó la gran explosión naranja. En las elecciones de diciembre de 2012, que serían el principio del fin del post-pujolismo, CiU perdió la mitad de sus escaños y por tanto la posibilidad de seguir mangoneando en solitario. De ello se benefició ERC, quien ahora mismo está de socia con ellos. Pero sobre todo C’s, que arañando votos constitucionalistas pasó de 3 a 9 diputados autonómicos. Fue un gran triunfo, pues el CIS ya no los podía meter en la categoría “Otros” y en Cataluña no los podían ignorar sin que mucha gente percibiera correctamente que tras la máscara del Règim había una dictadura.

Bien es verdad que ya entonces mostraba algún que otro tic raro, como la foto que se hizo con José Bono (ése que está en todos los calderos a los que le manda la logia). «Eso es para tapar la boca a los que nos tachan de “fachas”», según me dijo una compañera de entonces, sin convencerme, por supuesto. Uno no se fía ya da Bono ni para pasar el cepillo y pensaba que maldita la falta que le hacía a Rivera fotografiarse con semejante siniestro personaje, sobre todo si quería ir de honrao. ¡Pero qué importaba!: el Partido salía adelante, que era lo que contaba.

Un comentario en “El niño bonito 1

  1. Que Albert Rivera sea mas guapo o mas feo, me importa mas bien poco. Lo que los españoles debemos de tener claro es que esto de la política está cambiando y, por suerte, está Ciudadanos dentro del abanico. Imagine usted que no existiera Ciudadanos y la alternativa del cambio fuera únicamente Podemos. ¿Donde se iría el voto de la gente moderada que ya no quiere, ni cree,en el PP ni en el PSOE? por que, para mí esta es una cuestión que me inquieta sobremanera.

    Para mí, y creo que para mucha gente mas, Ciudadanos representa la moderación dentro del cambio. Es cierto que no se sabe como resultarán los apoyos a los gobiernos salidos de los pactos (no para gobernar, hay que tenerlo claro) que han permitido formar gobierno al PSOE en Andalucía y al PP en Madrid, pero lo que está claro es que estos dos partidos van a tener las manos mucho mas atadas a la hora de gobernar arbitrariamente y eso es bueno. Lo que era nefasto era lo que había hasta ahora, y mas permitiendo los casos de corrupción de todos conocidos.

    Me alegra saber que ciertas cosas no se van a volver a producir, y además las propuestas de gobierno van a tener que pasar por mas filtros que hasta ahora para su aprobación y Ciudadanos tiene una oportunidad de oro para demostrar sus capacidades. No matemos la esperanza antes de conocerla.

    Saludos desde el Norte, Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s