Albiol


Los habituales de mi blog sabrán que no me estoy refiriendo al futbolista Raúl Albiol, valenciano de pro. Me estoy refiriendo al hombre del momento, el exalcalde de Badalona Xavier García Albiol, que ha sido nombrado candidato del PP a las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre próximo. Varias son las cosas que me han llamado la atención.

La primera de todas, la violentísima reacción de la prensa progre, sobre todo de El País. Han sacado toda la artillería pesada contra él, tratando de que su nombre quede «indisolublemente unido» a la palabra xenófobo. Lo cual, naturalmente, viniendo del Pravda bis, es completamente falso. La labor de García Albiol, hasta donde se sabe, consistió en mantener a raya a los delincuentes, fueran gitanos rumanos o de etnia catalana, ahora que los indepens están dando el coñazo con que se parecen más a los franceses que a los españoles…


Bueno, éstos sí que tenen una retirada, ¿no?

Pero eso bastó para que le tildaran de «xenófobo». Detalle importante: los vecinos estaban contentos con él y subrayaban el divorcio de la izquierda badalonesa con la realidad. Por fin, ahora en 2015 han visto el cielo abierto: han hecho falta cinco partidos para echarle, pero lo han conseguido, gracias al efecto perverso de no castigar al alcalde, sino al presidente de su partido, que comentábamos aquí. Nota: tiene mucha gracia que llamen xenófobo a García Albiol aquellos cuyo partido pactó la sociovergència con un partido nacionalista y xenófobo por definición, por cuanto ha excluido todo lo espanyol de su universo (casi consiguen cambiar de nombre al club periquito, pero finalmente éste resistió).

Otro de los argumentos de los resentidos es la recolocación. García Albiol pierde su alcaldía; pero como es un valor en el partido, de algo le han de recolocar. ¿De diputado autonómico? Poca cosa con su experiencia y el hecho de que, como él mismo dice, «no ha perdido jamás unas elecciones». Hay varias circunstancias que se han dado para este recanvi. La primera, que como líder Sánchez-Camacho ha sido una nulidad total y ha hecho que su partido caminara un trecho muy largo en la senda hacia la irrelevancia.

A veces me pregunto qué noticias llegaban a Madrid de Barcelona y quién las filtraba. Siendo malvado, diría que históricamente el PP ha sido el cortijo de los Fernández, el grande y el pequeño. Y que filtraban tan eficazmente que en Madrit no tenían ni idea de por dónde respiraba el partido en Barcelona. De hecho y aunque no se habló mucho del asunto, es posible que Carina Mejías optara por saltar del partido por eso. A Daniel Sirera, en cambio, le dieron un carguito en el CAC —censor oficial de lo catalanisme— y, como suele decirse, muts i a la gàbia.

En cuanto al currículo político de Sánchez-Camacho, si exceptuamos lo de dejarse hacer un hijo por el ministro Pimentel, su mayor gesta política fue clavarle un puñal por la espalda a María San Gil cuando el malhadado congreso búlgaro de Valencia. De apoyar los presupuestos de (entonces) CiU en 2010 ni hablamos, de cuando Mas daba el coñazo con su pacte fiscal. Lo de prepararle un interrogatorio con método a Vicky Álvarez Martín en La Camarga hubiera sido motivo suficiente en partidos de otros países para fulminarla de inmediato. Pero uno no sabe si es que volvió a funcionar el filtro o es que Mariano es de otra pasta.

Total, que debió fulminar a Sánchez-Camacho hace un año por lo menos, cuando se supo de sus métodos. Claro que tampoco la historia del PP ayuda en eso: Aznar tardó nueve meses en fulminar a Josep Piqué —el que a mí me echó de ese partido— tras perder las autonómicas de 2003, en las que rezaban unos carteles muy significativos acerca de sus intenciones: «Vamos a Más» (no se molesten: esa cartelería no se encuentra ni en internet). De cuando el PP creía que atrayéndose a Unió, considerada más moderada que Convergència, podrían frenar a Pujol. Y eso que ya había aparecido en el horizonte el cas Treball (antes Pallerols). Ilusos.

Yo deseo mucha suerte a García Albiol. La va a necesitar. No necesita que lo presenten, desde luego; pero la designación llega tarde y, digan lo que digan, en poco más de dos meses no se hace un perfil de President. Mucho más con las dificultades que le pondrán para acceder a los medios allí, que es donde tiene que convencer, no en Génova, 13. Pero tendrá bastante de ganado si su discurso es claro y dice todo aquello que hasta ahora el PP nunca se ha atrevido a decir para que no le vuelvan a pintarrajear, apedrear o quemar las sedes. Y no sólo por recuperar votos que se fueron a C’s. Que si el PP hubiera mantenido el hacha en posición nunca jamás C’s hubiera tenido oportunidad de surgir. Vamos a ver si ahora ésta es la buena.

2 comentarios en “Albiol

  1. Pingback: Avisos (y III) « El cántaro del Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s