Siembra, barbecho y cosecha


Como siempre les digo, los períodos electorales son una bicoca para los medios de comunicación, aunque estén tan demediados como los españoles, en los que hay cosas que no se pueden decir y cosas que se impone que digan desde arriba. Porque en toda contienda electoral, que dicen los pedantes, hay tres fases, como en el fúrbo: el previo, el partido en sí y el tercer tiempo. En las tres fases los tertulianos se dedican a marear interminablemente la perdiz acerca de la marcha de cada partido (previo) y de los pactos a los que pueden llegar unos y otros (partido y tercer tiempo).

Así que, sin marear la perdiz, vamos a ir al grano. Primera idea: no ha ganado nadie. Ninguno de los cuatro grandes puede formar gobierno por sí mismo. Ganar es formar gobierno, no «ser la lista más votada», como repiten los palmeros de turno. El dictamen inapelable del pueblo (otra de las expresiones consagradas que se dicen en estos casos) va en el sentido de que necesariamente ha de haber pactos. A propósito de las urnas y de la «fiesta de la democracia» (otra expresión), quisiera recuperar una frase de Pérez-Reverte, muy certera: «De nada sirven las urnas si el que vota es un analfabeto». Le llamarán «fascista» (por supuesto) y «elitista de mierda» (alguno que tenga algo más de nivel), pero tiene razón.

Al hilo de esa idea de «no ha ganado nadie», lo que pasa a primer plano es el interés. Es decir: vamos a asistir al espectáculo deleznable del chalaneo programático. Esas partes de programa que se aplicarán o no dependiendo del interés, sobre todo externo: «Si tú haces esto… Esto no te lo voy a dejar hacer… En esto otro vamos a medias…». Y así. Por eso me parece que los pactos postelectorales son una burla al censo electoral. Por ponerles un ejemplo: si en las municipales los votantes socialistas madrileños hubieran sabido que su voto iba a servir para dar a Doña Rojelia la vara de mando, Carmona hubiera terminado su recorrido municipal antes de empezar. Le hubieran votado sus cuatro o cinco fieles y poco más. Igual que le hubiera ocurrido a C’s en Andalucía: de haber sabido antes de votar que Juanillo Marín iba a apuntalar el régimen más corruto e ineto de España (con permiso de los Pujoles), a C’s le hubiera votado la señora madre de Albert Rivera, malagueña de pura cepa, y poco más.

Pero todo tiene su por qué. A diferencia del señor de los talentos (Mt 25, 14-30), se recoge de lo que se siembra y no se puede recoger de lo que no se ha sembrado. Si hiciéramos una lista de todas las pifias que han cometido todos para llevarnos a donde estamos ahora, esta entrada tendría 20 páginas como mínimo. Como algunas de las pifias ya las hemos ido desgranando en este blog mío y de ustedes, les remito a las entradas correspondientes.

Aquí solamente les voy a comentar una, a mi parecer importante, para no hacer la entrada demasiado larga. En mi modesta opinión, la palabra ESPAÑA se ha oído muy poquito. Se han oído los nombres de los candidatos, los de los partidos y los de los contrarios. Hemos oído mucho lo de «Vamos a ganar al partido X» o «Vamos a echar a Fulano de la presidencia» a tono natural o en plan Nürnberg 1934. Lo que indica que a los partidos, o a su núcleo duro, lo que les importa de verdad es el partido. Los españoles les quedan lejos; y la Nación, no digamos.

Y es que eso tiene una razón fundamental. Por compararnos con el motor de Europa (aunque habría que hablar largo y tendido de esa condición), Alemania, vean ustedes. Los políticos alemanes son primero alemanes y después de la bandería que se trate. No importa si son de la CDU o del SPD: Deutschland über alles. Alemania, por encima de todo. Diferentemente, en las Batuecas la casta política se ha dividido en dos bandos:

a) aquellos que no sienten España como su «patria común e indivisible» (art. 2 CE), lo que les acerca a una situación de apatridia de facto. Por si fuera poco, padecen la enfermedad de la melancolía respecto del régimen asesino de 1931-1939, que nos metió en una guerra civil. Da la impresión de que no les importaría volver a meternos en ella si creyeran que pueden ganarla.

b) aquellos que, frente al ataque de los primeros, no hacen absolutamente nada. Nadie sabe por qué no hacen nada: si porque tienen miedo o porque, en el fondo, coinciden con su objetivo de convertir España en lo que quería el nefasto ZP, a saber, en un conglomerado celuloso de nación de naciones. De su boca no salen más que excusas para no hacer lo que tendrían que haber hecho si fueran conscientes de lo que se juega España y no ellos.

De todo ello, lo cierto es una cosa: el gallego y su cuadrilla (o quizá primero la cuadrilla, a la que después se ha unido el gallego) han tardado diez años, pero han conseguido lo que se habían propuesto: han destrozado un partido que en 2004 estaba bien vertebrado y que en ese momento era el único que podía garantizar la unidad territorial de España, pese a algunas concesiones (importantes) al nacionalismo y a la corrupción que ya entonces operaba. Hoy ese partido ya ha desaparecido literalmente en dos regiones españolas (Cataluña y Vascongadas). Deberían pensar en hacer algo. De los hotros un servidor ya no espera nada; pues, como dijo aquél, a España no la reconoce ni la madre que la parió.

17 comentarios en “Siembra, barbecho y cosecha

  1. Quizá suene a tontería pero, ya que nombra a Alemania, ayer me encontré con un conocido mío, oriundo de Bulgaria. Residente y trabajador en España durante varios años y emigrado a Alemania hace poco mas de un año.

    Me contaba este buen señor, trabajador, repito, que si hoy le tocase la lotería de Navidad, se vendría a vivir a España pero, mientras tuviese la seguridad laboral, aun soportando el caracter germano, se quedaría allí. Y es que por casi dosmil euros como albañil y unas condiciones laborales en las que prima la seriedad, otra cosa innata de los germanos, no me extraña.

    Conclusión. Alemania, y seguro que otros paises, tienen las condiciones para generar bienestar. Quizá sea la altura de miras de sus políticos que ponen primero a su país y luego sus ideologías, y no se andan con tonterías, las que propician la estabilidad necesaria para generar que personas como mi amigo búlgaro quiera tener la estabilidad germana y el modo de vivir español.

    El pan y circo de aquí, la falta de cultura del trabajo, el excesivo querer depender del estado, la picaresca de algunos políticos, por no llamarla corrupción, pero sobre todo, la poca altura de miras de estos, van a propiciar que el pajarito de Chavez se haya trasladado de Venezuela a España en la jaula del PSOE.

    pa nosoros tenemos.

    Saludos desde la p..ta niebla, la de verdad y la otra.

  2. Amigo Pablo:

    Es verdad lo que dice ese conocido búlgaro tuyo. Posiblemente, desde el punto de vista laboral y económico Alemania presenta unas condiciones mucho más apetecibles que España. Sin embargo, no es menos cierto que allí todavía fluye el dinero y que eso tapa (casi) cualquier carencia. Me hace recordar el comentario de cierta persona que conocí una vez. Estábamos en un bar y vimos a un joven de más bien poco pelo. Sabíamos que era rico y esa persona dijo esto: “No es calvo. Es que se peina para atrás”. Creo que eso nos pasa a muchos con Alemania. Quien lleva tiempo viviendo allí sabe de sobra que en ese “paraíso” hace tiempo que se ha colado la serpiente.

    Por lo demás, como dije en otra entrada, el problema es que esa picaresca y demás es el único camino que nos deja un Estado emperrado en imponernos hasta la forma correcta de mear. Quiero decir que a esta situación se ha llegado por la actuación conjunta de ambos factores.

    En una cosa sí que estamos de acuerdo: en que los políticos alemanes tienen todavía (remarco lo de “todavía”) suficiente altura de miras como para poner los intereses de su nación por encima de los suyos y los de su partido. Aquí, en cambio, hemos sido testigos de lo bien acogido que ha sido el pajarito de Chávez nada menos que por el Gobierno en la persona de su Vice, pues de otra manera no se explica la presencia de Coleta Morada en la televisión hasta la náusea. Gran y fundamental diferencia

    Saludos desde las humedades castellanas (y también una miaja de niebla)…

    • Llevo 22 anios viviendo en Berlín. Creo que lo puedo resumir en dos reflexiones muy profundas.
      Una, la del Dr.Johannes Hartl:
      “Da sind zwei generationen von Vätern, die von absolut schrecklichen Kriegen gezeichnet wurden. Und
      noch eine Generation zuvor, im 19.Janrhundert, hatten wir eine Kultur mit einem unglaublich harten Erziehungsstil.
      Du musst also wissen, das ist EIN DRAMA UM DIE SEELE DES MANNES in unserem land- wahrscheinlich in ganz Europa-, aber sicherlich in Deutschland und Österreich”…

      “Son dos generaciones de padres, víctimas de guerras terribles, y una generación anterior, la del S. XIX, con una cultura de increíble dureza educativa.
      Tienes que saber que, esto supone un drama en el alma del hombre, en nuestro país, quizá en toda europa, perotambién en Alemania y Austria”.
      Un día, creo que cercano, recopilaré en un libro todo este “infierno” personal vivido, incluido acoso psicológico, en una sociedad que carece de psicoafectividad. Una sociedad que no puede sobrevivir al neopaganismo ni a la neocolonización.
      Por un lado, como decía en su biografía Philipe Pozzo di Borgio, te sientes en una jaula de oro, eso cuando tienes cubiertas todas tus necesidades materiales, por otro, cuando vives prisionero de esa libertad tan amplia, en la que el hombre cree dominar esa libertad absoluta de hacer lo que le da la gana, cuando le da la gana.
      Aunque no tiene una relación directa con el artículo aprovecho la confianza que me ofrece Aguador para expresar mi total incomodidad y descontento que vivo en esta sociedad. Los extrangeros, hablo desde mi propia experiencia, como espanola, nos sentimos tan extranos que después de muchos anios de sufrir este estigma, crees que o te largas o te anulas.
      Si me tocase la lotería (cosa improbable pues no juego) me largaría ya.
      Para finalizar os dejo otra reflexión muy profunda de José Antonio Sayés, (que quede claro que no pertenezco al Opus Dei ni simpatizo con ellos o con otros grupos carismáticos o secatrios dentro de la iglesia católica):
      “En todas las épocas ha sufrido el hombre: ha sufrido de peste, guerras, hambre o frío. Estas enfermedades han sido ya superadas en gran parte, pero la enfermedad de hoy es la angustia, el inmenso vacío que el hombre actual lleva en el fondo de su corazón”.
      “La felicidad-decía V. E. Frankl- no se puede buscar nunca directamente; sólo puede venir como consecuencia de haber entregado lo mejor de nosotros mismos por una causa noble”. El hombre está equivocado respecto de la felicidad: la quiere comprar, y resulta que es consecuencia de dar lo mejor de sí mismo por un ideal noble. Como carece de ideales para dar lo mejor de sí, se cierra por ello a la posibilidad de la felicidad. Oía decir a un matrimonio cristiano: “El problema de la familia hoy en día es el problema del sentido de la vida. No se puede entregar la vida cuando no se sabe lo que es: sólo cuando sabemos que venimos del amor y que volvemos a él, venciendo el sufrimiento y la muerte, es cuando podemos dar lo mejor de nosotros mismos con desinterés y alegría”.
      Nunca mejor dicho y expresado. FELIZ NAVIDAD A TODOS.

      • Agradezco tu testimonio, Adela, y espero en palmitas que te pongas a escribir ese libro. Justamente ésa es la serpiente que lleva años introducida en el paraíso alemán, en mi modesta opinión. Y el problema es que, contaminada Alemania como locomotora europea, el resto de Europa puede verse contagiado de esa peste. Y eso es precisamente el problema: dedicarse exclusivamente a la geshtión obviando todas las cuestiones espirituales, todo aquello que hace que España tenga personalidad histórica como Nación. A eso no han llegado en Alemania aún; pero me da que hay que darles tiempo.

        Feliz Navidad igualmente a ambos.

  3. vascongadas? eso no existe liberal hijo de la gran puta escoria españolista racista y lameculos de usa e israel. existe EUSKAL HERRIA! o el PAIS VASCO! y tambien existe el derecho de autodeterminacion de los pueblos te queda claro frikifacha naranjito de mierda? euskal herria no es españa asi os pese a toda la ristra de mierda de franquistas y españolistas hijoputas como tu”

  4. españa siempre ha sido una choni sin identidad cultural por eso los antepasados de la escoria frikifacha que rebuzna”viva ejpaña una grande y libre” en estado de ebriedad se dedicaron al robo de la cultura los tesoros y las tierras de otros pueblos(como los romanies) asi que españistan siempre ha sido una puta mentira por que en estado desde hace ya muchos años hay regiones cada una mas independiente y enemiga de la otra y si tu y tus coleguillas naranjitos españolistas hijos de puta no aceptan la realidad es cosa de vuestro cerebro lleno de mierda!

  5. y como se que de seguro me vais a rebuznar insultos como la escoria españolista troglodita iletrada y sociologicamente racista que sois dejadme deciros de la manera mas atenta:
    ME CAGO EN VUESTRAS GRAN PUTAS Y ASQUEROSAS MADRES Y EN LA ROJIGUALDA españolitos DE MIERDA!
    Y FLOJA ME LA TRAE LO QUE ME REBUZNEIS!

  6. Si me permites Aguador:
    Yo, lo definiría con esta reflexión de Sayés:

    DEL ATEÍSMO AL AGNOSTICISMO MODERNO

    El fenómeno del ateísmo en nuestro tiempo es, sin duda, mucho más preocupante que en tiempos pasados, en los que se daba sólo de forma esporádica y a modo de excepción. Pero algo ha cambiado en estos últimos anios.
    Ha dejado de existir el llamado ateísmo combativo, el de Feuerbach, Marx, Nietzsche y Sartre: el ateísmo que se inspiraba en la modernidad y pretendía explicarlo todo con la razón empírica. Tenía una visión optimista de la racionalidad y el oscurantismo, creía en la utopía y en el progreso y se presentaba como liberador y humanista. Se trataba de un ateísmo total y radical.
    Aquel ateísmo combativo ha pasado ya a la historia. Han caído las ideologías y el hombre posmoderno no tiene ya aliento ni para negar a Dios. En pocos anios hemos pasado del ateísmo al agnosticismo. Es verdad que este ateísmo combativo era, ante todo, un ateísmo postulatorío, fundado más que nada en el deseo de que Dios no exista. Era teofobia más que ateísmo. Pero hoy ni siquiera existe la teofobia.
    Nos encontramos ante el apagamiento de la posmodernidad, el agotamiento de la razón empírica, el triunfo de lo irracional, la pérdida de la utopía, el cansancio intelectual. Incluso se ha perdido la subjetividad del hombre, que aparece como un mero elemento de la estructura. Nunca como hoy se ha tenido la conciencia tan aguda de fin de época. Un ateo como L. Kolakowsky ha confesado que ciertamente no faltan en el campo de la filosofía hombres eruditos, pero se vive en un estado de inseguridad y falta de verdaderos maestros de humanidad.
    Hay, en primer lugar, un materialismo de vida y cultura por el que el hombre moderno busca en todo la satisfacción y el placer inmediatos, rehuyendo el pensar, para no encontrarse con el vacío que lleva dentro de sí mismo: es el hombre que pretende comprar la felicidad, el hombre light que supedita los valores morales y religiosos al triunfo profesional, a sus prisas y ambiciones. Resulta, sin embargo, un hombre insatisfecho, inseguro y triste, producto de nuestra empobrecida cultura.
    Por otro lado, nuestra filosofía actual está ya agotada y no conduce a ninguna parte. El escepticismo es cada vez mayor. La analítica del lenguaje, por ejemplo, no nos da, no puede darnos, ninguna certeza de tipo trascendente ni sobre Dios ni sobre el hombre mismo.
    Paradójicamente, este agnosticismo no tiene a veces otra respuesta por parte de creyentes que el fideísmo, es decir, el creer sin razones, simplemente por la fuerza del sentimiento o de la tradición. Se trata así de curar una enfermedad con otra enfermedad, con una fe empobrecida de razón y vigor filosófico.
    No es ajeno al agnosticismo actual el fenómeno de la secularización, que pretende vivir como si Dios no existiese. Este fenómeno ha entrado dentro de algunos ambientes teológicos y religiosos presentando un Dios falso, que no funda los valores morales, no interviene en la historia y del que se puede prescindir. Pero un Dios del que se puede prescindir es un Dios que termina siendo ignorado, porque se trata de un Dios inútil.

    Muchas gracias por dejar aportar mis reflexiones.

    • Muy agraecido por su exposición tan llena de verdades. Un placer haberla conocido a través de sus palabras.

      Algunos de los que “rulan” por aquí, como los porros que, al parecer, se fuman antes de escribir, parece que confunden esto con el WC donde vomitar su falta de mínima cultura,educación, conocimiento de la historia, desagradecimiento hacia su país…..etc.

      Se parecen mas bien a los nuevos adoctrinados que, subidos por los nuevos-viejos ideólogos, se creen con el derecho y el deber de exhibirse.

      Saludos cordiales

  7. Muchas gracias, Pablo. Gracias por tener en cuenta mi opinión personal y mi actitud ante la sociedad que vivimos. Y, desgraciadamente, los hay que carecen de cierto nivel de dignidad consigo mismos y con los demás. Aguador no se merece comentarios zafios . El insulto es siempre la opción de los que se quedan sin argumentos.
    Feliz Anio Nuevo, Pablo.
    Un abrazo enorme, Aguador.

  8. Muchas gracias a ambos por haber elevado el nivel de los comentarios con vuestros argumentos y vuestra educación, que resaltan por contraste la mala educación y la falta de argumentos de quienes sólo tienen como tales la rabia y el resentimiento propios de una vida vacía y sin propósito alguno.

  9. Pingback: Resaca electoral (I) | El cántaro del Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s