¿Por qué el Partido Popular no responde ante los ataques marxistas?


Por José L. Román. Tomado de Neurona Liberal. Original aquí.

Sé que muchos ciudadanos se hacen esta pregunta, y algunos incluso van mucho más allá, ¿por qué la izquierda toma la calle con sus activistas cada vez que lo considera oportuno, y el Partido Popular no hace lo mismo ante los ataques de la extrema izquierda? Pues sencillamente, porque el Partido Popular no tiene poder de movilización social; no tiene jóvenes dispuestos a luchar por unos ideales que marquen claramente su posicionamiento político por encima del ánimo de lucro. Esos jóvenes que en teoría ya deberían estar en la calle para frenar los ataques indiscriminados del marxismo, no tienen un líder capaz ni un claro referente político, ni unas ideas que defender por diversas razones:

1.- Porque el Partido Popular ha querido ocupar un centro político que no existe, para así ser más “demócrata” que nadie y no ser tachado de franquista. El centro político no es ninguna ideología sino simplemente una postura. Para ser de centro debe existir una izquierda y una derecha, y hoy en España, por decisión de ciertos asesores del PP, con la satisfacción y el cariño del Partido Socialista, y la complicidad de casi todos los medios de comunicación, esa derecha no existe en nuestro pueblo. A no ser que bajo la sombra del PP se encuentre una derecha descafeinada, centralista y central.

2.- Porque nadie puede confiar en la cúpula de un partido como la del Partido Popular, que por miedo, temor y complejo, con todo el poder en sus manos, con el apoyo mayoritario del pueblo en las urnas, con una mayoría absoluta en el Parlamento, y gobernando la mayor parte de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, no ha tenido el valor, el coraje ni la gallardía suficientes, para voltear los planes de una izquierda que nos han llevado a la ruina económica, moral, espiritual, social y nacional. Y…

3.- Porque siguiendo los dictados de Bruselas para dirigir la economía tal y como les marca el NOM, podrá anunciar el PP todo tipo de cifras más o menos tranquilizadoras, pero eso no basta. Hay problemas que no se resuelven con medidas económicas. Hace falta algo más: hace falta un referente, una ideología. Porque sin ideología, sin firmeza, sin coraje, y sin valor, no se puede instruir ni ganar la confianza de una juventud sana, dispuesta a responder con gallardía a los ataques de los que, no solo quieren destruir definitivamente nuestra economía, sino también la unidad de la Patria.

Sólo pondré un ejemplo que quiero también que sirva de homenaje de admiración y de respeto: Miguel Ángel Blanco Garrido. Un joven valiente y español de primera fila, que fue vilmente asesinado por los terroristas vascos de la ETA, y que su muerte logró congregar una gran manifestación antiterrorista. Lo que no sabía este joven español es, que su partido y el partido socialista, convocaron aquella manifestación para protestar por su asesinato, pero no para acabar de raíz con el nacionalismo antiespañol y con los terroristas. Por eso se limitaron únicamente a invitar a los asistentes a que se pintarán las manos de blanco, se colgaran lazos negros en el pecho y guardaran minutos de silencio. Al día siguiente, siguieron pactando y negociando con los asesinos.

Miguel Ángel Blanco creyó siempre que luchaba por unos ideales; creyó que su partido defendía la españolidad allí donde el odio a todo lo español por parte de los que también se denominan demócratas como los nacionalistas y los terroristas, sometían y someten a los disidentes. Creyó que si caía víctima de los terroristas antiespañoles, el ejemplo de su vida y de su muerte levantaría el estilo y a lo mejor de las juventudes de España, y sin embargo, hoy estará viendo desde el cielo -como lo ven sus amigos y familiares desde la Tierra-, que tras su cobarde y vil asesinato, su partido se ha ciscado en su sangre y en la de todos los que como él dieron su vida –no por defender la unidad de los demócratas como acostumbran a decir para confundir a la opinión-, sino por defender la unidad de España.

A partir de aquí, el Partido Popular no puede tener poder de movilización. Este partido, y todos aquellos informadores que desde los medios lo defienden, exhiben una falsa bandera. No defienden ninguna ideología ni ninguna doctrina como lo hace la izquierda. Desde una pesada y falsa verborrea, y desde toda posición de privilegio, los líderes del PP se han unido a esa ingeniería social que ha matado nuestra capacidad de reacción, no permitiendo que las nuevas generaciones al margen de su partido, hayan tomado el testigo de nuestra identidad, la fe cristiana y el patriotismo, y así poder enfrentarse al marxismo y a sus cachorros que hoy conforman la emergente extrema izquierda anticristiana y antiespañola.

Tras las últimas elecciones, piden la cabeza de Rajoy para diferentes pactos y poder conformar un Gobierno estable, pero eso no es totalmente cierto. El problema del PP es otro: es el equipo completo. Ese equipo inseparable del que insistentemente habla Soraya Sáenz de Santamaría, que también tendría que abandonar la política y el PP si lo hace su líder Mariano Rajoy. Eso es lo que quiere la izquierda, a sabiendas de que no existe partido fuerte que sustituya al PP, porque ya se han encargado todos ellos de que no lo haya.

A los jóvenes que han querido durante más de tres décadas tomar el testigo de defender unos ideales por encima de los partidos, el Partido Popular y sus medios afines los han denigrado, injuriado y calumniado, tachándolos de franquistas, fascistas y de una extrema derecha desestabilizadora. Resultado: hoy no existe una juventud preparada y dispuesta para frenar al marxismo que viene. Las juventudes del PP no creen en la cúpula ni tienen un referente. Sólo persiguen lo que han visto y aprendido de sus maestros: subirse al carro del pesebrismo político y enriquecerse, procurando no mancharse en el curso doloroso de la contienda.

¿Cuántas manifestaciones convoca el PP en la calle para protestar ante los ataques marxistas? Ninguna. La derecha acomplejada no tiene poder de movilización social porque no tiene jóvenes dispuestos a defender unos ideales, y menos, después de ver el comportamiento de sus dirigentes con los jóvenes y menos jóvenes asesinados por el marxismo separatista y antiespañol, dejando en libertad a los terroristas, criminales y violadores.

La izquierda por el contrario no ha perdido el tiempo. Sin ambigüedades, sin complejos, y esgrimiendo sin esconderse su odio y su revanchismo, ha procurado, bajo el paraguas del sistema constitucional, desde las escuelas, institutos, universidades y a nivel nacional, incluso con el PP en el gobierno, ir conformando un “ejército” de jóvenes voluntarios perfectamente instruidos en el marxismo y kale borroka, para que siguiendo las consignas de sus instructores –como estamos viendo allá donde gobiernan-, acabar definitivamente con España.

3 comentarios en “¿Por qué el Partido Popular no responde ante los ataques marxistas?

  1. Al hilo de las “carrozadas burlesques y burlonas” de anoche en Madrid, y otros lugares gobernados por los “simpáticos libertarios” dictadores de pueblo, escuchaba hace un rato en la COPE de Carlo Herrera a unos tertulianos -no recuerdo sus nombres- bastante cabreados con estas bufonadas. Para nada se les veía conformes con estas imitaciónes irrespetuosas de la tradición de los Reyes Magos. Le invito a que busque en el programa de hoy de dicha cadena.

    Yo creo que si hay un movimiento contra la izquierda, invisible o poco visible, de acuerdo, pero existente. Lo curioso es que mucha de esa corriente parte del mismo PSOE cuya cúpula tanto daño está haciendo a este país, y así mismos.

    El PP, con la mochila de la corrupción, el aborto, las traiciones a las víctimas y otras tonterías que ha hecho, no está para hablar. El PP necesita una regeneración de arriba abajo, si quiere volver a aspirar a algo. Necesita protegerse de los que medran para hacerse ricos. Necesita librarse de complejos añejos que otros le recuerdan constantemente para seguir acusando de franquismo. No basta con cuadrar mas o menos los números, porque los españoles no somos dueños de nuestra economía. Los españoles somos dueños de nuestras costumbres y tradiciones, de nuestro territorio, de nuestra bandera y de nuestra libertad. Pero no estamos unidos para defender nada de eso. Preferimos ver como otros, con buenas palabras que contienen muchas contradicciones, nos embaucan para alejarnos de lo que importa. La unidad.

    Yo esta mañana si escuché a alguien defender a España. Me gustó mucho sentir que hay gente sin complejos diciendo a los del PSOE lo equivocados que están con los pactos que han hecho hasta ahora, poniendo como ejemplo las burlonas cabalgatas de reyes de los irrespetuosos gobernantes locales que tenemos por ahí.

    Esta mañana me paré a pensar que, quizá, lo que está pasando es que estamos todos paralizados ante un vendaval y no nos atrevemos a salir por si nos arrastra o nos cae algo encima. No nos mojamos. O como si estuviésemos contemplando como salen grietas en la fachada de nuestra casa, pero como sólo cuatro grietas, no tienen importancia, nos limitamos a observarlas y no las reparamos hasta que se van agrandando y claro, no sabemos si es demasiado tarde para ponerles remedio.

    Hay solución, amigo Aguador, lo que pasa es que todavía mucha gente no distingue entre un rayón en la pintura y una grieta mas profunda y, por eso no se decide si llamar al pintor o al albañil…o a nadie aún.

    Saludos bajo cero

  2. Completamente de acuerdo con tu comentario, amigo Pablo. No obstante yo suscribo el artículo en el sentido de que ningún político y sobre todo, ninguno del PP haya levantado la voz para criticar eso. En ese sentido sería como lo dice el dicho; «Quien calla, debiendo hablar, otorga». Aunque aquí valdría otro también, atribuido a Lenin: «Si no eres parte de la solución es que eres parte del problema», que es posiblemente lo que le pasa a Mariano y a su cuadrilla.

    Me ha encantado el párrafo que comienza con: «El PP, con la mochila de la corrupción…». Y lo suscribo por completo.

    Lo que sí existe, a pesar de los denodados esfuerzos de ese partido por acabar con ella, es una derecha social y mediática que todavía resiste. Distinto es que muchos se hayan rendido al plato de gambas, a la caña y al fúrbo. Ésos ya no son ni derecha, ni izquierda, ni ná de ná (si es que todavía valen esas categorías, que me da que no).

    Pero con la derecha que aún resiste todavía no han podido acabar. Ésa que todavía coge el micrófono, mientras los que quieren acabar con ella se reprimen porque “hay libertad de expresión” y, claro, quedaría muy feo represaliar a alguien por sus opiniones expresadas públicamente. Si una presidenta de comunidad proetarra (Barkos) puede opinar, también podemos hacerlo todos los demás. Por eso no se atreven aún a echar el zarpazo.

    Ya te digo que me dan igual unos que otros, puesto que los violentos y los antidemócratas están donde están (ya lo sabemos) y los otros, los “demócratas con representación” están bajo el paraguas socialdemócrata. Ninguno cree en la fuerza de la sociedad civil a menos que la controlen ellos. Y en ese sentido, no me interesa ninguno.

    Saludos fríos y lluviosos.

    • Ampliando un poco mas el comentario de antes, es interesante leer el artículo sobre la Cabalgata de Madrid en El Mundo de hoy 6 de Enero.

      No tienen desperdicio muchos de los quinientos y pico comentarios de gente normal y corriente, que lo hace como lo hago yo aquí y como usted con sus entradas. Esa es el mejor ejemplo de la fuerza real de la expresión popular, cuando algo tan chirriante, como la cabalta televisada madrileña, simplemente no ha gustado por atacar a la esencia de las creencias de muchas personas.

      Si le echa un vistazo, además de poder comprobar lo que digo, quizá encuentre a alguien conocido poniendo su granito de arena 😉.

      La verdadera fuerza está en nosotros mismos. En la gente. Sólo hay que perder el miedo y expresarla donde sea.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s