¿De verdad somos seres racionales?


Por su interés, recogemos esta entrada acerca de un payaso que ha querido ensuciar la memoria de un torero. Y de tantas personas que han mostrado su inhumanidad y baja estofa insultando y burlándose de la viuda del torero. Tampoco es la línea habitual de nuestro blog, pero desde el momento en que se toca el tema de la pérdida de los buenos modales en las redes sociales, de unas ¿personas? que se manifiestan con una agresividad impropia de su causa —probablemente, si los animales pudieran hablar, preferirían que no los defendieran así—, el asunto es interesante para este blog mío y de ustedes. Los Pacmans es lo que tienen.

Lo lamentable de este asunto es que la gente, como masa, se mueva por los insultos a un torero y a su viuda —legítimamente—, pero a la hora de exigir una mejor calidad educativa, tanto personal como profesional en los profesores, prácticamente nadie levante las posaderas de la silla. Despotricar es fácil, sobre todo en el bar y si corre la cerveza. Proponer opciones constructivas ya es otro cantar.

No pretendo comenzar un debate “Toros sí/Toros no”, con los mismos argumentos viejos, arcaicos, caducos de siempre por ambas partes.

No es la línea habitual de este blog, pero los sucesos acaecidos en la red tras la muerte del torero Víctor Barrio, me han empujado a desahogarme en unas breves líneas.

En primer lugar, mis máximos respetos a la viuda y familia de Víctor, que están pasando los momentos más duros de sus vidas, después de la fatídica cogida que segó la vida del torero sobre la arena de la plaza de toros de Teruel.

Muchos fueron los recuerdos que me vinieron a la mente… desde el primer mensaje que recibo donde me dicen “Alberto, ha muerto Víctor Barrio”, hasta pasar por mi amigo Toñete que andaba disfrutando de las fiestas, o de Alberto García, empresario, apoderado y amigo del torero con el que alguna vez había cruzado alguna conversación.

Sabía que los mensajes agresivos iban a comenzar en breve, que un gran número de gente sin escrúpulos se iba a lanzar al vacío a insultar, menospreciar, hundir, o lo que es peor, ensalzar, alegrar, jalear, celebrar… la muerte de una persona. ¿Pero dónde estamos? ¿Quién somos? ¿Dónde vamos?


¿Qué les sugiere ese mensaje? ¿Te imaginas que mañana, tú que estás leyendo este post mueres, y a tu madre le escriben esto? ¿A tu hermano? ¿A tu esposa? ¿Esto tiene que salir gratis?

Hemos perdido el debate de “Toros Sí/Toros No”. Esto se nos ha ido de las manos. Ya no respetamos las aficiones, ni los compromisos, ni las ideas políticas. El que no piensa como tú, o es un bastardo, o es un hijo de puta. Si no votas el partido que voto yo, no tienes ni puta idea. ¿Y encima te gustan los toros? Eres un asesino, un cabrón… y ojalá te mate un toro en las fiestas de tu pueblo.

Ya disculpará el lenguaje agresivo, pero, esto es así, es la calle, es la realidad.

¿Puede un profesor de educación pública superar esos insultos? ¿Os imagináis que el profesor que enseña a tu hijo Ciencias Naturales piensa eso? ¿Os imagináis que encima celebra la muerte de una persona? ¿Os imagináis que encima… piensa que le gustaría orinar sobre las flores que la triste familia del fallecido colocará sobre su tumba? ¿Os lo podéis imaginar?

Dicho y hecho. No solo lo pensó, sino que lo escribió y lo ratificó, ya que decía ser —o mejor dicho dice ser— un ciudadano muy “educado”. Posiblemente, ese profesor con el que tu hijo no llegó a aprender lo que tú esperabas. O que, al contrario, era encantador en clase. Se definió como un perfecto malnacido de la raza humana al escribir una serie de palabras indignas de alguien con el mínimo raciocinio.

No le deseo nada malo, ni a él ni a su familia. Sólo deseo que se cure, que le den el tratamiento adecuado, pero pagando tras las rejas un buen puñado de días, y mirando a los ojos a Raquel, esa joven sepulvedana que quedó viuda en la tarde del 9 de julio, cuando menos lo esperaba, con toda la vida por delante.

Amigo Vicent Belenguer: yo he sido uno de los muchos que ha firmado en Change.org para que te expulsen automáticamente como miembro del cuerpo docente de la Consejería Valenciana, pero quiero también, tan gallardo y valiente que eres, que te plantes delante de la familia de Víctor, y les digas a la cara lo que piensas, lo que escribes, lo que dices.

A estas alturas, las 22.30 aproximadamente, se acercan a 100.000 las peticiones para que este ¿señor? sea expulsado de su trabajo.


El hombre se viste por los pies. Este Vicente se pensó que la red es un juego, y que aquí todo vale… y eso no es así. Vicente, te han pillado. Y mereces pagar por lo que has hecho, y me consta, que si eres un mínimo inteligente, estarás pasando unos momentos duros. Sin duda, lo mereces.

¿De qué pasta estamos hechos? Éstos han sido sólo dos ejemplos de las innumerables burradas que he leído en la red. Nadie se merece eso: ni un torero, ni un bombero, ni un matarife, ni un carnicero, ni un abogado, ni un futbolista. ¿Qué pasa, que aquí vale todo?

Me sorprende la tranquilidad con la cual he conseguido llevar a cabo este escrito. He hecho bien en esperar 48 horas después de la muerte de Víctor, puesto que si esto lo escribo cuando comencé a leer los primeros comentarios, posiblemente no hubiese podido ser tan cabal y educado.

A todos esos que dicen tantas barbaridades… que se miren al espejo, que se quieran, y que quieran más a sus vecinos. Todo esto, se puede terminar mañana a las 11.36 en la consulta de un médico que te diga: “Es maligno”. Y de nada servirá toda la mierda que has soltado por tu boca.

Descansa en paz, Víctor. Descansa en paz, Torero. Descansa en paz, Persona.

3 comentarios en “¿De verdad somos seres racionales?

  1. Gracias, Luis, eres un sol. Gracias por defender la verdad y ponerle nombre propio: Empatía por los que sufren.
    Mi más sentido pésame para la viuda y familia.. Y no son palabras bonitas, sé qué dolor se siente cuando pierdes a un ser tan próximo y querido. Lo peor es que las palabras hirientes son como piedras que se tiran en un pozo, hasta que suena un ruído ha recorrido una profundidad sin fondo.El dolor que se siente es, literalmente, como si te arrancasen el alma. Y, precisamente, no puede describirse bien ese dolor porque sólo puede sentirse en el alma. Y todo lo que se ama con el alma duele sin poder definirse.

    Rezo por todos los que pasan por este momento tan doloroso.
    Un fuerte abrazo.

    Muchos besitos, Luis. Gracias por defender siempre las causas justas. Eres un hombre maravilloso.

  2. Lamentable lo ocurrido al torero D.E.P. Particularmente no soy aficionado a los toros, como seguramente muchísima gente, pero soy admirador del respeto mutuo entre personas, como muchísima gente también.

    Hay líneas que no se deben de permitir pasar.

    Saludos

  3. Esto es lo que se ha conseguido después de 35 años de deseducar a un pueblo. Ahora más de uno dice: «¡Hay que aplicar el Código Penal!». Pero nadie habla de educar en el respeto y la tolerancia. Valores como educación y buenas maneras son considerados “franquistas” y desechados sin más. Los capitostes de la educación patria, que siguen instrucciones, ven con agrado que la gente se tire a la yugular de la gente por estas cosas. Ellos saben a dónde largarse si se lía parda. En fin. Soy pesimista, pero espero no llegar a verlo.

    Saludos calurosos a ambos. Y un plus de besitos para Adela también.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s