Viernes negro (I)


Dicen que la historia se repite. Marx decía que primero como tragedia y después como farsa. Pero lo que ocurrió ayer en Múnich no tuvo nada de farsa y sí mucho o todo de tragedia. A un servidor de ustedes lo que ocurrió ayer no sólo recuerda a —y coincide con el aniversario de— los asesinatos del loco de Utøya, el tristemente famoso Anders Breivik, sino también del secuestro y asesinato de once atletas israelíes durante las Olimpiadas de 1972, perpetrado por un grupo terrorista (Septiembre negro) vinculado a la OLP… con ayuda logística de grupos neonazis. Y el hecho de que prácticamente no había seguridad en la ciudad olímpica que hubiera detenido a esos criminales.

La novedad es que, a diferencia de esas dos desgracias, hoy hemos podido seguir en directo la tragedia. Quienes disponen de un Smartphone y cuenta en la red social Twitter han podido constatar, minuto a minuto, el baile de datos sobre muertos y heridos, de informaciones verdaderas y falsas, las peticiones de la policía muniquesa de no publicar fotos o vídeos, las primeras declaraciones de algunos políticos y los mensajes de condolencia que empezaban a llegar por parte de algunos Gobiernos.

Las dos preguntas más importantes que uno se hace ante un hecho de esta envergadura son dos: quién y por qué. Por supuesto en los primeros momentos era imposible responder a esta pregunta. Pero en las actitudes de unos y de otros uno ya podía calibrar cuáles eran sus esperanzas:

  1. La izquierda europea esperaba que el asesino fuera de extrema derecha, para poder tildar a sus enemigos ideológicos de «racistas» y de «xenófobos».
  2. Otros, a su vez, esperaban que fuera la extrema izquierda, opinión sostenida por el hecho de que en Berlín y otras ciudades alemanas ha habido alborotos promovidos por personas de esa ideología.
  3. Finalmente, otros nos temíamos lo que ha ocurrido y que la policía alemana se ha empeñado en tapar lo que ha podido: que efectivamente era un atentado islamista perpetrado por un alemán originario de Irán.

A la vista de los fríos datos, la izquierda europea se ha callado. Bueno, algunos descerebrados siguen abriendo la boca y “lamentando que las víctimas del atentado no fueran todas judías”; o entonando el mea culpa por aquello de “nos lo merecemos por ser europeos”; pero sus jefes dicen desmarcarse de ellos. La extrema derecha tampoco dice gran cosa. En cuanto a las autoridades alemanas, se mueven en el territorio de lo políticamente correcto: el perpetrador no es un “islamista” sino un “joven germano-iraní”, cuyo retrato es el de poco menos que una “oveja descarriada”. Y dentro de eso, el histerismo de las órdenes contradictorias.

Puestas así las cosas, tenemos otra certeza: ese niñato no actuó solo. De la misma manera que en los hechos de Niza descubrimos que tras el camionero asesino había toda una estructura de apoyo, aquí sabemos seguro que no fue ese chaval por sí solo como un lobo solitario. Tuvo que tener apoyo de algún tipo, siquiera fuese porque un chaval no puede conseguir así como así una pistola. Y bien, la policía alemana acabó con el chaval a tiros. También sería interesante saber por qué acabaron con él en vez de dispararle a una zona no vital y conservarlo con vida para que nos explicara quién estaba detrás de él y por qué.

2 comentarios en “Viernes negro (I)

  1. Como mínimo es extraño que la policía alemana actuara de esa forma y acabara con la vida del “chaval”. Ahora los atentados son perpetrados por enajenados mentales o por chavalines. A lo mejor es otra forma de camuflar el yijadismo usando a los dementes para lograr los objetivos. Sea como sea, tanto la policía francesa como la alemana han demostrado poca profesionalidad a la hora de prevenir y actuar contra estos “locos”¿?.

    Achicharrantes saludos. 😳

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s