P.S. (e IV)


Tercera cuestión: ¿quién podría beneficiarse del batacazo socialista? Muy factiblemente, Pablenin y sus boys, dado que el podemismo —si es que se le puede llamar así a eso de «salir a cazar fachas»— es hijo espiritual o mutación genética del zapaterismo. Menos probablemente C’s, que ante unas elecciones puede que se moviera uno o dos escaños hacia arriba o hacia abajo, con lo que se quedaría más o menos igual. Mucho tendría que cambiar el panorama para que C’s saltara como un cohete a una situación de verdadera influencia.

Por de pronto C’s tiene dos problemas: primero, la complacencia de Juanillo Marín, que ejerce de agradaó ofisiá de Susana Díaz; segundo, el flamante matrimonio de Inés Arrimadas, la guapa oficial de la política catalana y parte del extranjero (entendida «España» como parte del extranjero, tal y como están las cosas allí ahora). Por lo visto, llega a la cima tantas noches y tantas veces que cuando se levanta por las mañanas debe pensar: «Uffff… es que ni fuerzas tengo para oponerme a la immersió lingüística». Eso podría no tener importancia, si no fuera porque se trata de una de las razones fundacionales del partido naranja. Pregunten a Albert Boadella y a Narcís de Carreras (entre otros) qué firmaron en 2006 y para qué.

La llave, pues, está en manos del PSOE. En Moncloa se frotan las manos porque el sarao socialista, bien atizado por las televisiones afines, ha evitado que se hable del follón organizado en Génova, 13 a cuenta de la Gürtel. Uno se teme que todo quede en pena de telediario y algunas condenas para satisfacer a la masa carroñera (masa no demasiado enfurecida, por cierto). Y para que algunos, campanudamente, digan: «¿Veis? La Justicia funciona». Sobre todo cuando sabemos que los pringados de alto nivel van a ser muchos más que los condenados. Lo mejor: que se habrán asegurado de que entre los juzgadores no haya ningún émulo de Mercedes Alaya. También, que no se hable del Congreso que estatutariamente debía haberse celebrado hace año y medio, por lo que Rajoy estaría, como presidente de su partido, en situación de irregularidad. Pero quiá: eso son menudencias. Y luego: los que han querido decir algo han acabado cogiendo el portante y marchándose (la última, Cayetana Álvarez de Toledo). ¿Quién teme a… (bueno, ya se imaginan)?

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s